Lituania, el país báltico más austral del mundo

El que tiene un treinta por ciento de su superficie poblada de bosques y más de 1.000 lagos. El que en 2009 fue Capital Europea de la Cultura. Estamos en Lituania.

paises balticos

La primera referencia escrita sobre el nombre de Lituania se halló en un manuscrito medieval prusiano del año 1009 y desde entonces son muchas las tribulaciones que ha sufrido el país ya que históricamente ha estado sujeto a invasiones e intentos de conquista. Su primer rey, Mindaugas, había unido a las tribus lituanas siendo duque para detener el avance de los teutones en suelo lituano, convirtiéndose después de ello al cristianismo en el año 1251. Esto llevó a que, por orden del Papa de Roma, fuera investido rey en 1253. El honor de la coronación recayó en el obispo de Kulm. Después de Mindaugas hay otros dos nombres propios que sobresalen en la historia lituana, el gran duque Gedeminas, que estableció la capital en Vilnius, y el gran duque Vytautas, considerado por los lituanos como un héroe nacional.

lituania barrio bohemio

Vilnius, la actual capital, está ubicada entre los límites de la civilización latina y de la bizantina y situada a solo 26 kilómetros del centro geográfico de Europa. Está considerada Patrimonio de la Humanidad desde 1994, en gran parte por tener uno de los cascos antiguos mejor conservados  de la Europa del Este, en el que se mezclan muy diversos estilos arquitectónicos. Cuenta desde 1579 con universidad, siendo ésta la primera construida en la Europa oriental.

Vilnius lituania

Cuenta con un distrito de artistas bohemios conocido como República de Uzupis, situado en un recodo del río Vilnele. Para entrar en ella hay que atravesar uno de los siete puentes que la conectan con la ciudad, en cuyas barandillas se pueden ver multitud de candados que simbolizan la libertad personal y de pensamiento que se respira en cada rincón. Como cada república, cuenta con sus ciudadanos de honor y en este caso son de calado. Entre ellos se encuentra el Dalai Lama, el presidente de Lituania, Valdas Adamkus, y el iniciador de la vanguardia cinematográfica estadounidense Jonas Mekas. También cuenta con su propio himno, su presidente y su propia constitución, eso sí, un tanto peculiar. Tiene 38 puntos, algunos tan originales como el tercero: “El hombre tiene derecho a morir, pero esto no es un deber”.

Vilnius torre

Para pasear son muy interesantes la Calle Gaono y la calle Piles, aunque lo mejor que se puede hacer es callejear por todo el casco antiguo y alrededores. Muchos de sus  cafés y restaurantes también merecen una parada, hay mucho donde elegir. También existes pastelerías y chocolaterías donde darse un gusto.

A unos treinta kilómetros de Vilnius se encuentra Trakay, ciudad que en la época medieval fue la primera de Lituania. Destaca su castillo gótico en ladrillo rojo sobre las tranquilas aguas del Lago Galve, residencia de los reyes lituanos durante siglos. Fue fundado por Gedeminas en el año 1320. Actualmente es el único parque histórico nacional de Europa y el único castillo sobre el agua que existe en la Europa del este.

Trakay castillo gotico

La segunda ciudad en cuanto a importancia es Kaunas, nombre que se menciona por primera vez en los anales escritos en el año 1361 y que fue capital provisional de Lituania durante veinte años, tras la ocupación de Vilnius en 1920 por el ejército polaco. Entre los años 1864 y 1904, Lituania estaba ocupada por Rusia, que prohibió el uso del idioma lituano tanto hablado como escrito. Ante tamaño disparate se formó una resistencia cultural que partió de Kaunas, donde sus habitantes se jugaron literalmente la vida para repartir prensa y libros escritos en lituano y fundaron escuelas secretas donde se aprendía el idioma prohibido. Un muro con los nombres de estas personas se puede ver en el Kaunas actual.

Kaunas ciudad1

En 1812 se construyó un puente de madera entre las ciudades de Kaunas y Aleksotas para que los últimos componentes del ejército de napoleón pudieran cruzar en su huída de Rusia. Las leyes de Aleksotas siempre han diferido de las de Kaunas tanto en los tiempos del Imperio de Rusia como en los de la Lituania independiente. Este puente se conocía como el más largo del mundo ya que se tardaba trece días en cruzarlo. En esos tiempos Kaunas formaba parte del norte de Rusia y Aleksotas pertenecía al Reino de Polonia. En Kaunas regía el calendario juliano y en Aleksotas el calendario gregoriano (católico), que contaban con un desfase entre ellos de esos trece días.

Kaunas ciudad2

La ciudad posee gran cantidad de museos, galerías de arte y teatros. Si te gusta la cerveza no te puedes perder la excursión “Camino de la Cerveza” donde podrás conocer todo sobre su elaboración, tipos y sobre todo saborearla en una de las más antiguas cervecerías de Lituania, fundada en 1866.

La tercera ciudad lituana en importancia es Klaipéda, también conocida como La costa del ámbar. La antigua Memel fue fundada por la Orden Teutónica en 1252 y es el único puerto de mar importante en el mar Báltico que tiene Lituania. Su historia es muy convulsa, han tenido que luchar con vikingos y teutones, ha estado bajo el dominio alemán gran parte de su historia, en el siglo XVII fue devastada por los suecos… Sus lugares de interés son la plaza del Teatro, la calle Aukstoji, donde se puede ver la construcción en estilo “Fachwerk” más antigua y hermosa de Klaipéda, la colina de Jonás, el velero “Meridianas”, el ayuntamiento y la plaza de Lietuvininkai. Además,  pasear por sus calles empedradas nos lleva a rincones con auténtico sabor histórico.

Klaipeda ciudad

Frente a Klaipéda, y con solo tomar un ferry que tarda aproximadamente siete minutos en llegar, se encuentra la Península de Kuronia, una lengua de arena y bosques que separa la Laguna Curonia del Mar Báltico cuya base se encuentran toneladas de ámbar. También se llama a este lugar la Península de Neringa.

Peninsula de Kuronia

Según la mitología báltica, una joven gigante creó esta península, su nombre era Neringa y aparece representada en multitud de lugares, entre ellos el Bosque de las Brujas, en Juodkranté, un espacio natural único en el que hay un itinerario de varios kilómetros a lo largo del cual encontramos más de cien esculturas en madera sobre ogros, brujas, animales y mitología, y sobre el que se cuentan, como no podía ser menos, multitud de leyendas.

A pocos kilómetros de este mágico bosque se encuentra la población de Nida, donde podemos ver lo fascinante que puede llegar a ser el ámbar y los secretos naturales que encierra en su interior en forma de insectos e incluso reptiles pequeños como una lagartija; también tenemos la oportunidad de visitar la casa de campo donde el nobel de literatura  Thomas Mann, rodeado de paz y tranquilidad, dio forma a algunas de sus obras. La casa cuenta con su propio anecdotario y cosas curiosas, sobre todo en forma de correspondencia y fotografías.

Nida

Para terminar, y sin salir de Nida, nos dirigimos al Cementerio Etnográfico, único en su concepción. Los lituanos creen que uno debe yacer como ha vivido y por ello a cada uno se asocia un animal y un tipo de madera de la que estará hecha la cruz de su última morada, de ahí que en el cementerio veamos la representación de búhos, burros y otros animales tallados en distintas maderas, acordes a la vida que ha llevado el difunto o a alguna característica especial.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario