“Wonder of the Seas” una ciudad flotante

El crucero más grande del mundo es el ‘Wonder of the Seas’ y en él, puede vivirse una experiencia inolvidable que descubre el mundo de las vacaciones en cruceros. Esta embarcación puede tener a bordo 7 000 pasajeros y su tripulación es de 2 300 personas.

El barco pesa 237 000 toneladas y cuenta con 362 metros de eslora. Es por ello que en su interior es como una ciudad.

El crucero tiene barrios con distintas temáticas, algunos son Central Park que haciendo honor a su nombre tiene más de 20 000 plantas y otro el barrio de Boardwalk que cuenta con un carrusel de madera tallado a mano, el más novedoso es Neighborhood. Este último barrio se sitúa en las plantas 17 y 18, y es una zona exclusiva a la que solo pueden acceder clientes que se alojan en suites o que tengan camarotes de lujo. Solo ellos podrán disfrutar de las maravillosas vistas que están en este barrio en el interior del crucero, restaurantes privados, solárium, piscinas o cine.

En el barco se pueden realizar multitud de actividades a lo largo del día, probar comida nueva y distinta en sus más de 40 restaurantes, escuchar música en directo gracias a los cantantes que se suben al escenario o tirarnos por uno de sus toboganes. Además, el bufé se ha adaptado a las tendencias culinarias, aumentando las propuestas saludables. Para mantenerse en forma o simplemente hacer un poco de deporte, hay clases de yoga, de estiramientos o de spinning.

El scape room o las discotecas silenciosas para adultos y jóvenes que si no sabes que es no entiendes que pasa, son otras de las actividades de ocio que pueden realizarse. Hay que añadir que si deseas ver espectáculos puedes dirigirte a la pista de hielo donde se realiza un show con patines o al teatro en el que ver a superhéroes de alta tecnología. Otro atractivo distinto a los que podemos ver cuando nos encontramos en tierra es el anfiteatro al aire libre que cuenta con la piscina más profunda del mar en el que acróbatas profesionales se lanzan desde unos 17 metros de altura. Pero si nada de eso cumple las expectativas más exigentes, hay más cosas que hacer como ir al tobogán que es el más alto en el mar, un simulador de surf FlowRider e incluso una tirolina.

Cuida del medio ambiente

Lo más novedoso que tiene el ‘Wonder of the Seas’ es la planta potabilizadora que recicla las aguas residuales y del mar, el barco es capaz de autoabastecerse haciendo potable el 90% del agua. Además, gracias a un sistema con un algoritmo que se ha instalado se consigue reducir la cantidad de comida que se tira a la basura.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario