Siguiendo las conchas del peregrino por Valonia

Las conexiones entre países pueden llegar a ser sorprendentes, aun estando en un mundo globalizado como el actual. No son pocas las personas que desean completar total o parcialmente la ruta de peregrinación cristiana del Camino de Santiago. La mayoría de ellas, nacionales o turistas, trazan su itinerario desde dentro de las fronteras españolas.

conchas del peregrino
© Jean Paul Remy

Pero lo cierto es que, desde tiempos medievales, otros países europeos también disponen de caminos que se entrelazan para llegar al final del reto peregrino. Es el caso de Bélgica y su región de Valonia, donde transcurren diversas vías que conectan con las francesas y después, llegan a España. En total, hay hasta un total de 7 caminos que pasan por Valonia.

Nivelles es el municipio valón con más trascendencia para en Camino de Santiago. Allí confluyen la vía Brabançonne, procedente de Bruselas, la vía Gallia Belgica procedente de Hélécine, Mont-St-Guibert y Genappe. Estas dos rutas se unen en la Colegiata de Sainte-Gertrude para continuar hacia Binche y Maubeuge en dos variantes, vía Ecaussinnes y Le Roeulx o vía Chapelle-lez-Herlaimont y Mariemont. Aun estando a 1.765 kilómetros del final del camino, en la Edad Media era una parada obligada para descansar y venerar a Santa Gertrudis, patrona de la ciudad.

conchas del peregrino
© Visit Wallonia

La vía Arduinna es otro de los trazados del Camino de Santiago en Bélgica que pasa por Valonia. Como su nombre revela, esta ruta se sitúa alrededor de La Roche-en-Ardenne y se le conocen tres ramales diferentes, bautizados con el nombre del municipio en el cual empiezan: Malmedy, Aix-la-Chapelle y Lieja. Se trata de un camino que había quedado en el olvido, pero gracias al labor de los voluntarios se quiere volver a poner en el mapa esta vía, que atesora colina sagrada de la diosa Arduinna en Margut (en las Ardenas).

Además, la vía Arduinna cruza por una gran multitud de lugares emblemáticos de la región y a su vez, de interés para quienes recorran este camino, como la abadía de Orval, la iglesia de Saint-Jacques (Lieja) o la ermita de Saint Thibaut Marcourt (Rendeux), entre muchos otros.

Otras ciudades más conocidas como Namur y Tournai también son testigos del paso de los peregrinos a través de Valonia. Por ejemplo, en Tournai tiene una pequeña ruta pensada para los peregrinos que les visitan, con parada en la iglesia y el hospital de Saint James, la catedral de Notre-Dame y su campanario. Además, Tournai tiene establecimientos diseñados para albergar a los caminantes, una tienda de souvenirs e incluso, varias conchas del peregrino ‘incrustadas’ en sus calles.

conchas del peregrino
© Charlotte Princen

Antiguamente, Namur, la capital de la región, también había sido un lugar de parada para los peregrinos. Hoy en día, también se pueden encontrar las ‘vieiras de bronce’ en Namur, que trazan un recorrido por la antigua iglesia de Saint Jacques, la catedral de Saint Aubain y por el antiguo distrito de Grognon, que es una zona confluente entre los ríos Mosa y Sambre y desde el cual se puede entablar camino hacia Dinant, situada más al sur de la región, y también acostumbrada a recibir peregrinos.

https://valoniabelgicaturismo.es/

Entradas relacionadas

Deja tu comentario