La provincia de Salamanca en otoño, paraíso natural para los amantes de la micología

La magia y la fantasía asociada al Reino de los Hongos toma presencia en la sierra salmantina durante los meses de octubre y noviembre. Para los aficionados a la micología, la provincia pone a su disposición una red de senderos que invitan a ser recorridos por todos los públicos para descubrir una amplia variedad de setas y hongos. Los caminos conectan pequeños pueblos llenos de encanto y dejan en evidencia el extraordinario patrimonio histórico, gastronómico y etnográfico de la zona.

micología

Sendero micológico “Montemayor del Río – El Cerro

El Sendero micológico entre Montemayor del Río y El Cerro invita a disfrutar de la hermosura de la Sierra de Béjar a lo largo de nueve kilómetros en una ruta circular de baja dificultad. Los visitantes pueden conocer todos los detalles sobre los hongos y castaños gracias a los 11 paneles informativos que se encuentran en la ruta. Al finalizar, solo queda celebrar la típica calbotá de Todos Los Santos con unas buenas castañas asadas.

Sendero micológico “Cepeda, Madroñal, Herguijuela de la Sierra”

Los casi 13 kilómetros de camino entre árboles centenarios, bosques de robles carballos y madroñales crean un ambiente de misterio y belleza intrigante, a la vez que ayuda a comprender la relación entre los seres humanos y los hongos.

La visita a las localidades de Cepeda, Madroñal y Herguijuela de la Sierra se completa degustando la gastronomía local, que incluye pan, bollería tradicional, mermeladas y especialmente el vino D.O.P Sierra de Salamanca.

Sendero micológico “Tamames – Aldeanueva de la Sierra”

Entre los municipios de Tamames y Aldeanueva de la Sierra discurre esta ruta circular de más de 13 kilómetros que atraviesa las llanuras de la dehesa, el hábitat del toro bravo, laderas de quejigales y la Sierra de Las Quilamas, a la vez que sorprende al visitante con maravillosos parajes.

A lo largo del sendero se pueden ver señales de los hongos más necesarios para el equilibrio del ecosistema, pero lo más enriquecedor son las leyendas que envuelven la zona.

Sendero micológico “Villasrubias – Peñaparda”

Este recorrido circular alberga una gran diversidad de hongos superiores y los principales paisajes seteros de la provincia en la comarca de El Rebollar. Los 7 paneles interpretativos invitan a contemplar el mundo de los hongos con una nueva mirada.

Junto a estos senderos, la provincia de Salamanca alberga áreas reguladas por la Junta de Castilla y León y la Diputación de Salamanca para la recolección de hongos.

 El Parque Micológico “Sierras de Francia, Béjar, Quilamas y El Rebollar”

El parque situado al sur de la provincia de Salamanca ostenta el privilegio de ser la primera área micológica declarada en Castilla y León, lo que ha garantizado su sustentabilidad gracias a la regulación en cuanto a la recolección de hongos y setas.

Conformado por más de 57.000 hectáreas que abarca 44 municipios, el parque destaca por sus profundos valles, altas cumbres y bosques tupidos con una vegetación muy variada de tipo mediterránea y atlántica.

Acotado Micológico “Ribera de Cañedo”

Las 10.000 hectáreas de este acotado micológico, situado entre las provincias de Salamanca y Zamora sorprenden por los contrastes entre la planicie cerealista, los valles de las riberas y los bosques mediterráneos.

Los alcornocales centenarios y los encinares adehesados que se encuentran en los seis municipios del Acotado comparten espacio con riberas, pinares, robles, rebollos y quejigos, creando un paisaje como ningún otro.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario