La pasión y la emoción vuelven a recorrer las calles de la provincia de Salamanca en Semana Santa

El recinto amurallado del conjunto histórico Ciudad Rodrigo, la localidad serrana de La Alberca o el municipio de Béjar, en Salamanca, con su espectacular horizonte montañoso de la sierra son algunos de los enclaves en los que sus vecinos reproducirán los pasajes que narran la muerte de Jesucristo.

Salamanca

La provincia de Salamanca se prepara para acoger de nuevo una de las celebraciones religiosas más arraigadas del territorio a través de un programa de representaciones y procesiones y una rica y variada gastronomía característica de esta festividad.

Entre las diversas manifestaciones destacan las representaciones de la Pasión de Jesucristo y de sus episodios más singulares por su autenticidad y estética. Y es que los municipios de la provincia de Salamanca se convierten durante toda la Semana Santa en el escenario de los principales pasajes bíblicos llevadas a cabo por los propios vecinos, que encuentran en estos actos una forma de expresión de sus sentimientos y creencias. Entre el silencio y el respeto, el público se ve contagiado por el dramatismo de las escenas que conforman la experiencia.

Pasiones Vivientes

Tradicionalmente desde hace más de 26 años, el recinto amurallado de Ciudad Rodrigo se convierte desde el Lunes Santo en escenario de la representación del Drama de Pasión y Pascua, con diálogos y música que invade de emoción el ambiente.

La localidad serrana de La Alberca vive la Semana Santa como una de sus manifestaciones más sentidas. Cuando la noche del Jueves Santo comienza a adueñarse del pueblo, vecinos y visitantes se dan cita en el atrio de la iglesia, en el conocido Solano Bajero, para revivir los últimos días de la vida de Cristo. En un alarde de luz, música y sonido, más de cien actores desfilan en un alarde de luz, música y sonido. Durante el Jueves y Viernes Santo, las iglesias parroquiales de varias localidades de la Sierra de Francia lucen los llamados Monumentos, altares efímeros decorados con flores, bordados y otros ornamentos, fiel reflejo de una estética popular.

El Viernes Santo, tiene lugar en Serradilla del Arroyo una conmovedora Pasión, donde se recorren las calles hasta una colina a las afueras del pueblo.  En el Teso Santo, la emoción invade a los espectadores al presenciar la escenificación de la crucifixión y el levantamiento de la cruz de Jesús, para finalizar con su descendimiento y entierro.

Con el horizonte montañoso de la Sierra en lo más alto, Béjar asiste sobrecogida a las celebraciones de la Pasión, entre las que llama la atención la representación de la Sentencia de Jesús, en torno a los sucesos del Vía Crucis. Propios y forasteros son testigos del desfile de la centuria romana y lectura del edicto, el recorrido en busca de Jesús y el prendimiento en el Huerto de los Olivos; desde allí la comitiva, le acompaña hasta la Plaza Mayor, junto a la iglesia del Salvador, donde se da lectura a la condena del Sanedrín. El patio renacentista del imponente Palacio Ducal acoge la dramatización de la sentencia, para luego, en el exterior, emocionar al público con el recorrido de Cristo con la cruz a cuestas hasta el Calvario, la crucifixión y el sepulcro.

Caída la noche del Viernes Santo, las empinadas calles de Candelario, iluminadas con velas y faroles, se silencian para presenciar el Víacrucis viviente en la subida de la cuesta de la Romana con la de iglesia de la Asunción como telón de fondo.

El Domingo de Resurrección en Ledesma destaca el Encuentro en la Plaza Mayor, en el que la Virgen María es portada a hombros corriendo y arrodillándose hasta alcanzar al Cristo Resucitado. Mientras, en Peñaranda de Bracamonte, un niño ataviado de arcángel San Miguel anuncia a la Virgen con un verso que Jesús ha resucitado, en medio de la alegría general.

Gastronomía en Semana Santa

La gastronomía tiene un papel relevante durante la Semana Santa de la provincia de Salamanca, donde se pueden degustar platos tan característicos como el Potaje de Cuaresma, el Bacalao con patatas, el Limón Serrano o la Sopa de Ajo. Además, no pueden faltar el toque dulce de las torrijas, las yemas de Santa Teresa, los pestiños, amarguillos, obleas, rosquillas y otras delicias gastronómicas.

Además, el Lunes de la Octava de Pascua, concluida ya la Semana Santa, se celebra el “Lunes de Aguas”, una romería en el campo que reúne a amigos y familiares para degustar uno de los productos de calidad más exclusivos de la provincia, el hornazo de Salamanca.

www.salamancaemocion.es

Entradas relacionadas

Deja tu comentario