Cultura e innovación, historia y modernidad se fusionan en la ciudad de Yokohama

Yokohama, la capital de la prefectura de Kanagawa y la tercera ciudad más grande de Japón tras Tokio y Osaka, ofrece a los visitantes un sin fin de posibilidades de cultura, gastronomía y ocio. Este destino es perfecto para quienes busquen una excursión de un día desde Tokio, aunque las actividades y recorridos invitan a quedarse en la ciudad por más tiempo.

Yokohama

La puerta de entrada a Japón  

Hasta la segunda mitad del siglo XIX, la ciudad era simplemente un pequeño pueblo pesquero. Sin embargo, tras la apertura de Japón a occidente, su puerto experimentó un notable auge de actividad, convirtiéndose en uno de los más relevantes del país. Su núcleo urbano evidencia una vibrante fusión de tradiciones japonesas, chinas y occidentales, donde es posible encontrar el Yokohama Chinatown, el mayor barrio chino de Japón con más de 500 tiendas y restaurantes con una destacada oferta de cocina asiática, donde sumergirse con apetito y tiempo suficiente en una de las zonas más vibrantes de la ciudad portuaria. 

Minato Mirai 21 o “La nueva Yokohama” 

Este barrio futurista ubicado junto a la bahía cuenta con multitud de museos y lugares de interés histórico. El emblemático Almacén de ladrillo rojo de Yokohama forma parte esencial del paisaje costero. Antiguamente servía como centro aduanero para controlar el flujo de mercancías que pasaban por el puerto. Tras una completa renovación del entorno, en diciembre de 2022 volvió a abrir sus puertas a todos los ciudadanos y visitantes de Yokohama. En la actualidad, el recinto alberga más de sesenta tiendas, restaurantes y cafeterías, así como conciertos y festivales al aire libre que los visitantes pueden disfrutar a lo largo del año. Muy cerca de aquí se encuentra la conocida Terminal Internacional de Pasajeros del Puerto de Yokohama, edificio diseñado por el arquitecto español Alejandro Zaera-Polo junto con su entonces esposa Farshid Moussavi.

Cultura a raudales 

Por su parte, Yokohama es una ciudad de cultura. En la ciudad portuaria podremos encontrar hasta un total de 46 museos y archivos históricos. De todos ellos destaca el Museo de Arte de Yokohama, uno de los principales referentes de la ciudad, siendo uno de los museos de arte más grandes de Japón. Fundado en 1989, cuenta con siete galerías y una biblioteca con más de 110.000 libros. La colección se enfoca en el arte moderno y contemporáneo a partir de finales del siglo XIX, época en que la ciudad experimentó un próspero desarrollo tras un proyecto nacional de industrialización. Quienes deseen profundizar en la historia de esta importante ciudad, tienen a su disposición el Museo de Historia de Yokohama o el Museo de Historia Cultural de la Prefectura de Kanagawa, este último ubicado en el edificio de un antiguo banco de principios del siglo XX y catalogado como bien de importancia cultural de Japón.

Historia Marítima 

Haciendo referencia a la historia de Yokohama y especialmente para los amantes del océano, hay dos museos flotantes que merecen una visita. El NYK Hikawa Maru, un trasatlántico reconvertido en buque hospital en la Segunda Guerra Mundial ubicado junto a un buque escuela de la armada japonesa, el histórico velero Nippon Maru. Éste último es, en la actualidad, un museo flotante declarado bien de importancia cultural de Japón en donde podremos recorrer su cubierta desde la proa hasta la popa, pasando por los camarotes o contemplar la sala de máquinas. Justo al lado de la embarcación se encuentra el didáctico Museo del Puerto de Yokohama, que nos permite conocer la historia y evolución del puerto de Yokohama desde su fundación en 1859 hasta la actualidad.

Museos para todos los gustos 

Además de su condición de ciudad portuaria y comercial, no hay que olvidar que Yokohama es además una ciudad industrial y tecnológica. La ciudad es sede de una importante planta de fabricación y montaje de automóviles de Nissan y precisamente aquí se encuentra el Museo del Motor de Nissan. Asimismo, en la zona de Minato Mirai 21 se encuentra el Museo Industrial de Mitsubishi Minatomirai. Para los más curiosos, en la zona hay museos originales como el Museo de la Seda, el Museo de las Muñecas o el Museo Hara de Maquetas de Ferrocarril. Y para los más frikis, recomendamos la visita al Museo para Niños de Yokohama Anpanman o el Gundam Factory Yokohama, con su robot de tamaño real de 18 metros al que podremos subir hasta arriba al igual que en la serie de animación.

 Ciudad de referencia para los amantes de los fideos… ¡y de la cerveza! 

Visitar esta ciudad es sinónimo de sumergirse en el sorprendente y fascinante mundo de los fideos. Similar a una galería de arte moderno, el Museo Cup Noodles es un cautivador espacio que combina gastronomía, historia y creatividad. Este centro brinda entretenimiento para toda la familia y una interesante perspectiva de la tradición nacional. Los visitantes podrán elaborar su propia mezcla de ramen en la fábrica Chicken Ramen, diseñar envases de fideos instantáneos, además de visitar exposiciones que cuentan la historia de los fideos instantáneos y la vida de Momofuku Ando, inventor el ramen instantáneo en 1958.

El Museo del Ramen de Shin-Yokohama y sus restaurantes son otra parada imprescindible para los aficionados a este plato. La parte principal del museo es una réplica de Tokio durante la mitad del siglo XX, con sus pequeños y encantadores restaurantes, incluyendo los letreros que anunciaban películas de época. En cuanto a los restaurantes, son sucursales que existen en sus respectivas regiones de origen y que se establecieron en el museo con el fin de promover los diferentes estilos de ramen. Los amantes de la cerveza tienen una cita en el Kirin Beer Village, en el lado norte de la bahía de Yokohama. Aquí, los visitantes podrán degustar y conocer la historia y el proceso de fabricación de las cervezas de Kirin Brewery Company, una de las cerveceras más importantes de Japón fundada en 1907.

Yokohama desde las alturas 

La bahía de Yokohama y el paseo costero brindan vistas panorámicas dignas de postal, tanto durante el día como por la noche. En la ciudad, los visitantes pueden subir a la Torre Landmark en Minato Mirai 21, el que fue el rascacielos más alto de Japón con 296 metros (hasta la construcción de otras dos torres, Mori JP Tower de Azabudai Hills en Tokio con 330 metros y Abeno Harukas en Osaka con 300 metros).  Aunque el emblemático edificio haya perdido el primer puesto, sigue ofreciendo vistas espectaculares desde el Sky Garden, un mirador situado en el piso 69, a 273 metros de altura. En días claros, el visitante puede ver el monte Fuji y toda la bahía de Tokio.

Otras opciones son visitar Cosmo Clock 21, una noria gigante de 112 metros de alto que se ha convertido en todo un icono de la ciudad, o volar en helicóptero. Estos vuelos pueden ser privados o compartidos con una duración de entre cinco y treinta minutos, una forma única de apreciar Yokohama desde las alturas. Para los amantes de los espectáculos, destacan lugares de renombre como el Yokohama Minato Mirai Hall para conciertos sinfónicos de orquesta y cámara con salas de hasta 2020 personas, o el K-Arena Yokohama inaugurado el pasado 29 de septiembre para macroconciertos con capacidad de hasta 20.000 espectadores.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario