Los Caminos de Arte en la naturaleza y sendas naturales, la apuesta de la Sierra de Francia para impulsar el turismo activo

La Mancomunidad de la Sierra de Francia posee gracias a su enclave idílico un patrimonio natural y paisajístico de alto valor medioambiental. A lo largo de la comarca, discurren senderos y trayectos que gozan de diferentes ambientes e influencias climáticas y recorren pueblos, obras de arte y construcciones de gran valor histórico y cultural.

Fruto de ello, la Diputación de Salamanca creó un innovador proyecto para dinamizar sus pueblos, caminos y espacios naturales y despertar el interés de los ciudadanos por acercarse al medio rural, llamado “Caminos de Arte en la Naturaleza”. El Camino del Agua, el Camino de las Raíces, el Camino Asentadero-Bosque de los Espejos y el Camino de los Prodigios son los cuatro senderos que forman parte del itinerario. Una combinación de dos de los recursos turísticos más potentes de la comarca: el Parque Natural de Las Batuecas Sierra de Francia -declarado junto a la Sierra de Béjar Reserva de la Biosfera por la UNESCO– y el patrimonio histórico, cultural y etnográfico de los seis municipios declarados Conjuntos Históricos que los albergan.

Así, surgieron unos circuitos en la naturaleza con montajes artísticos instalados durante el camino. El arte de la ruta se dejó plantado para que la madre naturaleza moldease el trabajo. Jaulas sobre el valle, sirenas en el arroyo, plumas de bronce, asteroides perdidos en una ermita, puertas en el campo, piedras cosidas o camas orgánicas, convierten los senderos de la Sierra de Francia en galerías naturales que exponen obras de arte únicas. Un museo al aire libre con sedes únicas: espacios naturales y Conjuntos Históricos. Una original propuesta de turismo activo, en la que el paseante se verá sorprendido por las obras de arte instaladas en el itinerario natural.

Los Caminos del Arte suponen una apuesta por la sostenibilidad social y económica de la comarca aprovechando sus recursos naturales y generando un impacto positivo en sus pueblos siempre bajo la premisa del respeto al medio ambiente. El trazado de todos ellos es circular, y la longitud varía entre 7 y 10 kilómetros. Un producto turístico diferenciado, innovador y sostenible que pretende aproximar al viajero al arte contemporáneo en un marco distinto al habitual dialogando -a través del patrimonio histórico- de forma fluida y respetuosa con la naturaleza existente.

Además de estar señalizados sobre el terreno, los Caminos de Arte en la Naturaleza cuentan con una abundante documentación, folletos y mapas que harán sencillo y accesible el trayecto a cualquier viajero que se acerque a la comarca. Una opción para todos los públicos y edades que combina arte y naturaleza en una experiencia al aire libre tan necesaria en los tiempos que corren.

El proyecto de los Caminos del Arte en la Naturaleza cuenta con cuatro sugestivos senderos con distintos itinerarios que recorren el parque natural de Las Batuecas-Sierra de Francia, un laberinto de valles recónditos de gran valor medioambiental.

  • El Camino de los Prodigios, está declarado como conjunto histórico-artístico. Situado entre Miranda del Castañar y Villanueva del Conde está sembrado de camas grandes, pequeñas, gigantes, pesadas en el transcurrir de una ruta natural que cuenta con olivos, madroños y alcornoques. Consiste en un juego de fantasía donde los animales fantásticos de piedra, los huevos de dragón y los sonidos de las ramas de los árboles, harán de este sendero un camino de imaginación e ilusiones.
  • El Asentadero – Bosque de los Espejos atraviesa un bosque de robles, castaños, alisos, helechos, rocas cubiertas de musgos y líquenes en lo que supone una experiencia que no deja indiferente a nadie. Notas de color y juegos visuales acompañan al caminante en este sendero que unen las localidades de San Martín del Castañar, Sequeros y Las Casas del Conde. Tiene un trazado total de unos 11 km que se puede hacer sin dificultad en unas cuatro horas. Aunque se puede acortar y reducir el trayecto, la experiencia visual y la belleza de cualquiera de las localidades serranas que atraviesa, bien merece la visita.
  • El Camino de las Raíces se sitúa en torno a La Alberca y propone un viaje a las esencias, las creencias y a las raíces de una cultura ancestral. Por el camino, las propuestas artísticas se mezclan con los restos de antiguas construcciones de los pueblos, buscando generar en el paseante una reflexión sobre cómo la espiritualidad del hombre ha ido moldeando la naturaleza, y que cuando se hace de forma respetuosa y sabia, es capaz de mejorarla. Sin dificultad, ni desnivel apreciable, sus 8 km de trazado circular se pueden recorrer en tres horas.
Camino de las Raíces. © Pedro M. Iglesias
  • El Camino del Agua, es un sendero entre Mogarraz y Monforte de la Sierra donde el sonido del agua del río Milanos -afluente del Francia- acompaña un camino donde se muestran seis obras de arte integradas completamente en el paisaje. Fue la primera de las propuestas de esta iniciativa y su buena acogida propició el desarrollo del resto de trazados. Se trata de un sencillo paseo circular de seis kilómetros que combina a su paso una exuberante naturaleza con un reguero de instalaciones vanguardistas colocadas con perfección en los rincones más hermosos del trayecto, como si estuvieran en lujosas salas de exposición.

 

Sendas naturales

La Mancomunidad de la Sierra de Francia y su privilegiado entorno poseen una variedad envidiable de alternativas en forma de senderos naturales que hacen las delicias de vecinos y visitantes. Desde cada una de sus localidades parte un camino, una senda o una ruta. Una cuidada red de rutas que supone una alternativa real para todos los públicos y edades, muy valorada por familias y parejas, y que invita a conocer todos los municipios y su patrimonio cultural y paisajístico.

  • La Senda de los tres ríos recibe su nombre por ser el lugar de las desembocaduras de los ríos Francia y Cuerpo de Hombre en el caudal del río Alagón, que recorre de norte a sur la Sierra de Francia hasta incorporarse al río Tajo en tierras extremeñas. Se trata de un sendero circular de algo más de 8 kilómetros asequible a todos los públicos, con inicio y final en la Plaza Mayor de Sotoserrano. Durante el trayecto encontraremos descansos para disfrutar de las estupendas vistas de los valles fluviales, de la Sierra de Béjar o de Miranda del Castañar.
  • La Senda de los 1000 colores es una ruta de cuento situada entre los municipios de Cepeda y Madroñal donde la naturaleza se hace la protagonista a través de paisajes, imágenes, patrones y colores, miles de colores. Todo esto dentro del Parque Natural de Las Batuecas. Tiene una distancia aproximada de 10 kilómetros, y puede realizarse en 4 horas.
  • Los amantes de la micología también pueden disfrutar -cuando la época del año acompañe para esta práctica- de la ruta micológica que une Cepeda, Madroñal y Herguijuela de la Sierra. Esta ruta que forma parte de la Red de Senderos Micológicos que está promoviendo la Diputación de Salamanca, también es circular y tiene poco más de 12 kilómetros. Requiere licencia para poder realizar esta práctica que se puede sacar en la web micocyl.es.
  • El camino de los Trasiegos es una ruta de 18 kilómetros (ida y vuelta) entre San Esteban de la Sierra y San Miguel de Valero, que tiene la opción de acortarse en dos tramos, pasando por Valero y dando la oportunidad de visitar esta bella localidad. El primero, entre San Esteban y Valero, y el segundo entre Valero y San Miguel de Valero. Son recorridos que se complementan a la perfección. Ambos senderos se utilizaban para comunicar estos pueblos cuando no existían las carreteras actuales. Normalmente, para transportar productos como la miel y el polen, especialmente en la época del estraperlo para evitar el pago de los impuestos.
  • Cumbre de la Carrascosa. Desde San Miguel de Robledo, parte otra interesante ruta circular de poco más de 9 kilómetros que termina en la cumbre de la Carrascosa, un lugar que permitirá al viajero disfrutar de las vistas de la Peña de Francia y demás cumbres cercanas.
  • La Buitrera. Desde la localidad de Garcibuey parte una ruta de apenas 8 kilómetros que permitirá al visitante contemplar con sus propios ojos decenas de buitres en su entorno natural y disfrutar de las vistas del entorno. Esta ruta se puede alargar hasta la vecina Villanueva del Conde.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario