Cuba es Arte: Brian Sánchez Jiménez y “su pasión por los detalles”

Este joven artista (Santiago de Cuba, 1987) es graduado de la Escuela de Instructores de Arte de Santiago de Cuba, donde se licenció en la especialidad de Artes Plásticas.

Por Ana Llerena Martín

Brian Sánchez Jiménez, pese a su corta pero fructífera carrera en la pintura en Cuba, ha obtenido una gran cantidad de premios nacionales y extranjeros, y cuenta con exposiciones personales y colectivas dentro y fuera del país.

Su pintura, con una gran fuerza en la figura humana, donde prevalece la femenina, nos la presenta desde su pensamiento, o sea, nos da la oportunidad de analizar desde el conjunto de sus lienzos esa pasión que siente a la hora de plasmar sus imágenes con la manera tan personal que tiene en el manejo de su lenguaje y estética propios, muy contemporáneos, que pueden llevarnos a recodar a artistas como Pedro Pablo Oliva, Gustav Klimt y Marc Chagall. Pero siempre vamos a reconocer su impronta, la cual se hace muy evidente en la forma de utilizar una serie de elementos que lo identifican rápidamente, donde establece planos de gran riqueza cromática, reforzadas por una carga de texturas matéricas y símbolos reconocibles, los cuales dan ese sello tan personal en todos y cada uno de sus cuadros, ya sean en pequeño o gran formato.

Cuando nos enfrentamos a la obra de este pintor, cuando analizamos a fondo lo que nos quiere decir en sus cuadros, nos percatamos al instante de que estamos en presencia de un artista que no deja nada al descuido, por el contrario, hay en toda su obra una investigación y una experimentación que nos acompañará todo el tiempo. Es por eso que al visitar alguna de sus exposiciones asistimos al encuentro de Brian Sánchez Jiménez, y somos partícipes de su forma de trasmitir emociones y, a la vez, de expresarnos de una manera bien abierta un pensamiento y darle continuidad, lo cual, sin duda, ha logrado en todas las aristas del arte en las cuales ha incursionado.

No podemos dejar pasar en las obras de Brian Sánchez Jiménez su forma de plasmar, con gran acierto, los poemas que nos presenta en sus cuadros, poemas que tienen que ver con lo que nos quiere decir en su acto único e irrepetible de su quehacer artístico. Nos da la magia que él sabe impregnar a sus creaciones, dejándonos ese sabor de querer seguir escudriñando en ellas, para de esa forma poder llegar a todos y cada uno de los vericuetos que nos ha dado y que somos nosotros, los escogidos por este joven artista, los que debemos saber apropiarnos de todo su mundo y así ofrecer el placer y el gozo infinito a nuestro espíritu, que nos llega de la mano de este creador, que ha sabido escalar, en su corta carrera, un lugar dentro de las artes plásticas cubanas, con una propuesta estética muy propia, impactando al público, ligándonos a su espontánea creación y dejándonos ese profundo sentimiento de seguir llenándonos, una y otra vez, de la contemplación de sus obras.

Brian Sánchez Jiménez va esparciendo la energía que lo acompaña a la hora de la creación, nos la hace llegar, y nosotros sabemos captarla pues es un artista que ha llegado para quedarse en este mundo mágico de las artes plásticas.

Aferrado a su idiosincrasia, que nos muestra desde lo más recóndito de su mundo interior, somos partícipes de las inquietudes que lo acompañan y su alto compromiso con su presente, pero a la vez con ese respetuoso desafió que lo lleva a plasmar también los códigos tradicionales en toda su obra.

Las figuras de sus lienzos, donde hay un predominio muy feminista, sin dejar otras temáticas a un lado, es una muestra fehaciente del trabajo de este joven pintor, dándonos esa gama tan bien utilizada de colores, donde no puede dejar de verse su sentido de pertenencia a su ciudad natal Santiago de Cuba, la cual está llena de esos colores y saberes que encontramos en todas las obras de Brian Sánchez Jiménez, y que nos transporta a su mundo, llevándonos de su mano, para de esta forma saber que estamos ante un artista que ha apostado por su pasión por los detalles.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario