Barcelona impone tasa turística a sus pocos hoteles abiertos

El Ayuntamiento de Barcelona decidió castigar con una tasa turística a los pocos hoteles que hoy han abierto en la ciudad catalana.

La Sagrada Familia Barcelona

Más de la mitad de los establecimientos turísticos en Barcelona permanecen cerrados y ni esto ha sido motivo suficiente para no cobrar dicha tasa. La medida fue creada para compensar los efectos nocivos del turismo, según el gobierno de Colau. La indignación de los hoteleros ha sido inmediata, cuando acaban de iniciar lo que se prevé una lenta recuperación tras el fuerte impacto de la Covid-19.

Los empresarios turísticos lamentan la “falta de empatía” del Ayuntamiento de Barcelona con el sector. Denuncian que desde primero de junio ha entrado en vigor el recargo de la tasa turística que fue aprobado en el otoño de 2019, pese a lo pactado para aplazarlo hasta la recuperación de la actividad turística.

El gravamen que paga el visitante por cada noche que pasa en un hotel o un apartamento turístico se aprobó en 2012. Lo recauda la Generalitat y actualmente, en el caso de Barcelona, la mitad de lo ingresado lo gestiona el consistorio, después de que en los primeros años fuera un 30%. La parte de la Generalitat del impuesto no entrará en vigor hasta octubre de este año.

En 2019, la tasa oscilaba entre los 0,65 y 2,25 euros por noche, según la categoría de los hoteles. Para septiembre del propio año, el consistorio aprobó un recargo de cuatro euros para compensar el coste e impacto que, según el gobierno de Colau, supone la actividad turística en el conjunto de la ciudad.

“Existía el compromiso de aplazarlo de nuevo hasta el otoño pero no lo han cumplido”, explicó el director del gremio, Manel Casals.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario