Embutidos regionales casi desconocidos que hay que probar cuanto antes

Chosco, secallona, chiquillo, androlla, farinato, borono, botillo, sabadeño, perro de Requena… Son nombres que, probablemente, pocas veces (o ninguna) has escuchado… y menos aún probado. Y sin embargo son deliciosos embutidos, la mayoría de cerdo, que se unen a los más habituales chorizo, salchichón y lomo y que se distribuyen por toda la geografía española. Son también una buena muestra del célebre dicho “del cerdo me gustan hasta los andares” ya que, en efecto, hasta las pezuñas se comen guisadas.

Leer más