Día Internacional de la Madre Tierra

Aunque exista una fecha señalada en el calendario para conmemorar el Día Internacional de la Madre Tierra, el 22 de abril, Alentejo es una región comprometida que trabaja los 365 días del año por mantener sano el planeta y devolverle todo lo que ofrece.

Día Internacional de la Madre Tierra

De hecho, el pasado mes de enero, la prestigiosa publicación The New York Times incluyó al destino en su listado de “52 lugares por un planeta cambiado”, en reconocimiento del Programa de Sostenibilidad de los Vinos del Alentejo y su desempeño en la protección de la biodiversidad y la reducción de alrededor del 20% del consumo de agua en las bodegas de la región.

Alentejo es mar y campo, son sus animales y cultivos, son negocios que realizan sus actividades con métodos sostenibles y es su gente conviviendo con la naturaleza de la región, disfrutándola y amándola. A continuación, seis maneras de celebrar el Día de la Tierra el mejor de los destinos para ello:

1. Rutas de senderismo por el interior y la costa

Por sus bellos paisajes y biodiversidad, las rutas senderistas del Alentejo son algunas de las más famosas del mundo. Entre las más conocidas se encuentran la Ruta Vicentina y el TransAlenrejo. Ya sea a pie o en bicicleta, permiten recorrer toda la región al ritmo y la dificultad que se deseen y, con ellas, se pueden observar los contrastes entre el interior y la costa del Alentejo, una de las mejor conservadas de Europa. Una experiencia inolvidable para entrar en contacto con el destino, la naturaleza y uno mismo.

2. Paseos en globo

Para contemplar esta maravillosa tierra en su totalidad, no hay mejor manera de hacerlo que tomando un poco de perspectiva desde lo alto. Por ello, un paseo en globo aerostático es una de las mejores opciones si se visita el Alentejo.

El Lago de Alqueva es el escenario perfecto para ello, donde el azul del agua se mezcla con islas de encinas y alcornoques, acompañados de la luz especial del Alentejo. También lo es Castro Verde, perteneciente al distrito de Beja, donde destacan sus idílicos molinos y el verde de su tierra.

3. Avistamiento de aves y de cetáceos

La fauna es también una de las señas de identidad de esta región, que tiene el privilegio de albergar especies tan únicas como el lince ibérico o el caballo lusitano. Un plan perfecto si se viaja en familia es acercarse a la Reserva Natural del Estuario del Sado, una zona protegida en la que se pueden avistar aves como flamencos, cigüeñas y patos, y donde también se pueden contemplar diversas especies de peces o incluso delfines mulares. Una experiencia única que enamora.

4. Gastronomía directa “De la tierra a la mesa”

Otra de las protagonistas del Alentejo es, sin duda, la gastronomía, famosa en todo el mundo por sus platos tradicionales, realizados con productos locales de primera calidad, y sus vinos denominación de origen.

A través de la comida, también puede uno adentrarse en la naturaleza de la región con las rutas enogastronómicas “De la tierra a la mesa”, que ofrecen distintas actividades para conocer en profundidad la gastronomía alentejana y sus procesos de creación sostenibles. Desde vendimiar, hasta participar en la recogida de la aceituna o visitar pequeños pueblos pesqueros; estos recorridos, que se realizan en compañía de productores y negocios locales, permiten descubrir de primera mano los secretos de una de las mejores cocinas del mundo.

5. La ruta del corcho

El Alentejo cuenta con la mayor superficie de alcornoques del mundo, árbol del que se extrae el famoso corcho. Y es que este material se ha convertido en uno de los símbolos de la región debido a sus increíbles aplicaciones y a que conlleva un proceso de transformación muy sencillo y poco trabajo, lo que hace que sea muy sostenible. Una vez en la región, el viajero lo verá aplicando tanto en fachadas de bodegas como en numerosos objetos, incluyendo originales zapatillas o hasta corbatas.

Pero más allá de verlo, Alentejo permite sentirlo a través de rutas de senderismo, como la Grande Rota do Montado, que integra 14 municipios del Alentejo Central, como Évora, Estremoz o Arraiolos. Aquí, no solo se puede recorrer municipios de gran riqueza patrimonial y paisajística, también hacer baños de bosque para una inmersión total con la naturaleza.

6. Alojamientos rurales y sostenibles

Como destino country chic que es, el Alentejo cuenta con numerosos alojamientos rurales que se encuentran completamente integrados en el entorno y son responsables con el ecosistema. Algunos ejemplos de ellos son:

Montimerso Skyscape Countryhouse: Con un carácter único, moderno y minimalista, este hotel, situado a las afueras de Monsaraz, ofrece una completa inmersión en la naturaleza. Durante el día permite contemplar el paisaje y la fauna del lugar y, por la noche, reduce la contaminación lumínica para dejar brillar el manto de estrellas de la reserva Dark Sky Alqueva.

Gavião Nature Village: Este hotel cuenta con tiendas de Galmping y refugios forrados de corcho y equipados con mobiliario ecológico y sostenible. Además, trata de reducir su huella ecológica con paneles solares y promueve actividades como la recogida de basura y la plantación de árboles.

Tivoli Évora Ecoresort: Situado a pocos kilómetros de Évora, fue el primer hotel ecológico en recibir el Certificado Bisphere en Portugal. Combina su espíritu eco-friendly con servicios excepcionales como un spa y una piscina exterior, que ofrecen el máximo disfrute en contacto con la naturaleza.

Por todo esto y más, Alentejo es, sin duda, el lugar perfecto para disfrutar de la naturaleza y el mejor destino para aquellos viajeros que quieran contribuir, como los locales, a dejar a las futuras generaciones un planeta mejor.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario