Ecuador vuelve al estado de excepción y el turismo profundiza su crisis

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, decretó el regreso al estado de excepción en ocho provincias, ante el fuerte avance de la COVID-19. El mandatario asumió las recomendaciones del Comité de Operaciones de Emergencias (COE) y dispuso para esos distritos un paquete de medidas que incluyen toque de queda desde las 20.00 a 5.00 horas; suspensión de eventos de todo tipo; y restricción de la movilidad, excepto para los trabajadores esenciales.

ecuador

El pasado primero de abril el presidente Moreno firmó el decreto que establece el estado de excepción. El pasado 30 de marzo, el mandatario había ofrecido un mensaje al país apelando a la responsabilidad social de la población y mostrando las dificultades nacionales y globales para contener la segunda ola, incluyendo la palabra de profesionales de la salud.

El Comité de Operaciones de Emergencia emitió la recomendación de imponer una vez más las medidas en Azuay, El Oro, Esmeraldas, Guayas, Loja, Manabí, Pichincha y Santo Domingo de los Tsáchilas.

La comunicación generó descontento del sector empresarial del país que, aunque reiteró que apoya el cuidado de la salud pública, critica fuertemente que la decisión se haya tomado de manera imprevista.

En el caso del turismo, la Federación Nacional de Cámaras Provinciales de Turismo envió un mensaje: “Nuevamente a última hora, las autoridades dictan nuevas medidas que afectan a los ya castigados negocios de turismo”. Y, en ese sentido, señalaron que por la pandemia la actividad perdió ventas por 3 mil millones de dólares, lo cual significó para la economía dejar de percibir unos 2 mil millones. Situación que alejó al sector del tercer puesto como proveedor de divisas al país para pasar al décimo.

Los especialistas advierten sobre la situación crítica en la que se sumerge al sector en esas ocho provincias, pues una vez más se decreta un cierre sin que existan ayudas económicas para la actividad. Vale recordar que Ecuador es uno de los poquísimos países de América que decidió no asistir financieramente a su industria turística, aún en los peores momentos de la pandemia.

Tras la recomendación del COE, se generó un clima de incertidumbre, que unas horas después quedó despejado: Moreno emitió el decreto ejecutivo, que incluyó un toque de queda del 2 al 9 de abril. Pero todo el estado de excepción “focalizado” tendrá una duración de 30 días.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario