Destinos que debes conocer si viajas a Filipinas

Filipinas es reconocida por viajeros de todo el mundo por sus hermosas playas y maravillas naturales. Pero pocos conocen sus enclaves históricos, sus galerías de arte, diversidad ecológica y multitud de tradiciones heredadas del paso de los españoles por el archipiélago. Recientemente, Forbes colocó a Filipinas como uno de los siete países con mayor potencial para convertirse en uno de los grandes destinos turísticos mundiales, una vez que se reabran las fronteras.

Filipinas

Para la reapertura de fronteras del país, nuevas y célebres atracciones estarán listas. De eso modo turistas de todo el mundo experimentarán lo que hace de Filipinas un destino de viaje divertido y memorable. 

 

Baguio y Benguet, ecoturismo y agroturismo entre pinares

Conocida como la “Ciudad de los Pinos”, Baguio, en la provincia de Benguet, se caracteriza por su clima fresco y siempre ha constituido el destino elegido por los filipinos para contrarrestar el calor. 

 

La Villa Jesuita Mirador ofrece un enriquecedor viaje histórico y espiritual con atracciones como un sendero de bambú, una estación meteorológica, un laberinto y un café al aire libre con vistas a la ciudad e impresionantes puestas de sol. También, el Museo Bencab, con algunas de las obras maestras del Artista Nacional de Artes Visuales Ben Cabrera. Por su parte, la aldea de Winaca, en la provincia de Benguet, ofrece a los turistas una visión de la historia y la cultura de la tribu indígena Igorot. 

 

En Benguet hay nuevos destinos de ecoturismo y agroturismo como la Granja de Limones de Armando y la Granja de Bayas de Polig. Con actividades como la recogida de limones y fresas, los visitantes pueden volver a conectar con la naturaleza disfrutando de sus frutos de primera mano. 

 

Ilocos Norte y Sur, un viaje en el tiempo 

La provincia de Ilocos Norte alberga muchas atracciones que muestran la colorida cultura y la diversidad ecológica de Filipinas. En la ciudad de Paoay, las famosas dunas de arena ofrecen a los turistas una emocionante experiencia en el desierto con actividades como el sandboard o la conducción de vehículos 4×4.

 

Para los aficionados a la historia, la Iglesia Parroquial de San Agustín, más conocida como Iglesia de Paoay, es una de las iglesias católicas más antiguas de Filipinas y de Asia, construida en el siglo XVII. Este lugar, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, ha conservado su singular encanto arquitectónico y ofrece una buena representación visual de la influencia de los españoles en la cultura filipina. 

 

En la localidad de Ilocos Sur, la famosa calle Crisólogo de la ciudad de Vigan sigue siendo una delicia para los turistas y los compradores. El encanto del viejo mundo de la calle se ha conservado maravillosamente, y es una vista espectacular para contemplar por la noche cuando se encienden las luces.  

Boracay, la joya de la corona del archipiélago

Una visita a Filipinas no estaría completa sin un viaje a la playa. La isla de Boracay, por supuesto, es una de las más famosas y premiadas del mundo, y una visita obligada cuando se viaja al país.

 

Batangas, aventura bajo el mar

Famosos por su exuberante vida marina, los enclaves de buceo de Anilao, en Mabini (Batangas), son un éxito entre los turistas que necesitan un respiro de su habitual estancia en casa. Como la temporada ideal de buceo va de noviembre a mayo, los aventureros de todo el mundo tienen una gran oportunidad de sumergirse en una inolvidable expedición bajo el mar.

 

Rizal, lo mejor del panorama artístico contemporáneo filipino

Para los turistas que aprecian las artes, las famosas galerías del Museo de Arte de Pinto y del Sector de Arte de la provincia de Rizal ofrecen lo mejor del panorama artístico contemporáneo filipino.  

La joya oculta de Rizal, el Burrow Café, pretende acercar a la gente a la naturaleza situando a los comensales en un espacio exuberante rodeado de un denso bosque. Este lugar, al que se accede bajando una escalera de 76 escalones desde la carretera principal, es conocido por su menú de desayunos y almuerzos durante todo el día, lleno de platos internacionales de inspiración filipina.

Bacolod, la Capital del Azúcar

Por último, los que quieran experimentar el sabor de la “vida dulce” pueden ir a Bacolod, la capital de la provincia de Negros Occidental, conocida como la Capital del Azúcar de Filipinas. 

Entradas relacionadas

Deja tu comentario