Compañías de cruceros reactivan operaciones con cautela y protocolos reforzados

El sector de los cruceros ha perdido unos 48.300 millones de dólares por la pandemia y vuelve poco a poco a operar con medidas rigurosas. Las compañías intentan borrar de la memoria colectiva las imágenes de trasatlánticos errantes sin puerto en el cual atracar. Para ello, reactivan el sector con estrictos protocolos de salud, vacunación, tests y distancia preventiva.

cruceros

El crecimiento incontenible del sector durante una década llegó a su fin durante 2020. En 2019 había alcanzado los 29,7 millones de pasajeros en todo el mundo, de los cuales 15,4 millones eran norteamericanos y 7,7 millones europeos, de acuerdo a un informe de la Cruise Line International Association (CLIA).

La pandemia ocasionó pérdidas multimillonarias al sector, afirmó Didier Arino, director de la consultora Protourisme. “Es un sector que no reanudará su actividad normal hasta 2025”, señaló.

La American Norwegian Cruise Line, que habilitará en el verano a tres de sus 17 buques, en rutas que parten desde Grecia y el Caribe, sólo aceptará embarcar a personas “completamente vacunadas”.

En Reino Unido, el ministerio de Transportes impuso a los cruceros autorizados a partir del 17 de mayo un aforo máximo del 50% de pasajeros y un tope de 1.000. Todos de su propio país.  A bordo, estarán prohibidas las reuniones de más de seis personas y los barcos deberán limitarse a navegar en aguas británicas.

Uno de los líderes europeos, Costa Cruceros, con 15 paquebotes, zarpó con el “Costa Esmeralda” para travesías por el Mediterráneo. Otros tres lo seguirán con partidas desde Italia, Marsella y Barcelona y “un protocolo sanitario reforzado”, de acuerdo a un comunicado de prensa de su presidente, Mario Zanetti.

Su competidor MSC reanudó la actividad en agosto de 2020 y desde entonces realizó “una treintena de cruceros con más de 60.000 pasajeros, con total tranquilidad”, utilizando dos barcos, afirmó Patrick Pourbaix, director de MSC Francia.

Costa y MSC no solicitan a sus pasajeros estar vacunados, pero deben someterse a un test de detección antes de embarcar, y deben respetar los gestos de prevención. Ambas compañías también ofrecen solamente excursiones de “burbuja sanitaria”, o sea, con contacto muy limitado con las poblaciones locales.

Aunque hasta el momento se han anunciado pocos barcos y menos itinerarios para este verano, los clientes están dispuestos, según los profesionales del sector. “Los cruceros tienen una tasa de satisfacción inigualable, de alrededor del 98%. Hay una gran fidelidad por parte de los clientes”, subrayó Didier Arino.

(Con información de AFP)

Entradas relacionadas

Deja tu comentario